14 junio 2012

Padres-mánagers

Hace algo más de un mes cuando acepté hacerme cargo de la comisión de Ciclismo Infantil de la FCC lo hice con la intención de colaborar con el desarrollo del ciclismo desde abajo, más allá de hacerlo desde la Escola de Ciclisme del Club Ciclista Sant Boi. Y ahora resulta que me encuentro que son los propios interesados los que se ponen palos en sus ruedas, en las ruedas de todos.

La razón de todo esto es que me acabo de llevar una decepción y el por qué se ha producido es intolerable.

Ruego a los señores padres-mánagers que se echen a un lado del camino y que dejen trabajar, que sólo hablen de cine, de futbol, de la Eurocopa o de la Merkel y que se abstengan de hablar de ciclismo, y mucho menos de ciclismo infantil, y que dejen a los niños que hagan lo que tengan que hacer, los suyos y los de los demás.